euskobox en facebook euskobox en ïnstagram euskobox en youtube euskobox en twitter euskobox en google plus

HARITZ LÓPEZ DE LACALLE, ante su debut profesional en K1 el próximo 20 septiembre: «Estoy preparado, siempre estoy preparado»

Aritz López de Lacalle entrenando en MampoGym. K1
Texto y Fotos: Iñaki Mendizabal
Suma 66 kilos de pura fibra, mentón de hierro, piernas erizadas y sus puños son bolas de demolición. No hace fata que nadie le apriete; Haritz López de Lacalle (Erandio, 1985) es severo consigo mismo y se toma muy en serio el ser profesional del K1. «Si alguien me gana es que no he entrenado bien; algo ha fallado en mi entrenamiento. No me cabe en la cabeza que alguien me pueda ganar, y si lo hace es culpa mía y de nadie más».
Debutó en la categoría amateur de kick-boxing en 2007 y le rompieron la nariz antes de que pudiera entender lo que estaba pasando: «Fue en Gasteiz, en el Campeonato de Euskadi. Me tumbaron a los 20 segundos. Me llevaron a Cruces y me colocaron la nariz en su sitio, sin anestesia. Desde entonces supongo que habrá sufrido, pero ya jamás me ha dolido tanto «.
Queda claro, Haritz no le teme al dolor y asegura que le duele más «perder o pelear mal» que el golpe más duro que pueda recibir. No son palabras vacías, porque los que le conocen le han visto llorar tras perder un combate.
Más veladas últimamente
Sobre sus espaldas pesan 40 disputas, aunque él dice que no son muchas: «Cuando empecé no había tantas opciones, pero estos últimos años se están organizando más veladas y he tenido más oportunidades de pelear». Si tiene que mentar tres momentos ‘clave’ de su carrera se remonta a los campeonatos de Euskadi de 2010 y 2011, que ganó, al Campeonato de España amateur que logró en 2012 y al subcampeonato de este año, ya en categoría profesional. «Es diferente y el salto se nota. En amateur la gente tira manos y piernas por tirar; en profesionales no, porque te la juegas».
Aritz López de Lacalle, luchador de K1, Bilbao.Temperamental y voraz en el cuadrilátero, Haritz sabe de sus virtudes y de sus defectos, que trata de enmendar: «Me cuesta mucho tranquilizarme. Mis entrenadores -Eder y Txutxi– tratan de domarme, pero les está costando» (risas). Estoy acostumbrado a hacer daño con mis golpes, a tumbar al contrario, y cuando no lo consigo me encabrono, bajo la guardia, me olvido de todo y me echo encima de él, cosa que no debiera hacer». «En ese sentido, el boxeo me está enseñando mucho. He aprendido a contemporizar, a recular, a bascular hacia los lados y a pensar mejor las cosas. Y a tener la guardia más alta, claro. Cosas que antes no hacía y que en ocasiones me han llevado a perder combates que podría haber ganado». Tampoco necesita mucha motivación el potro de Astrabudua. Le basta con pensar en su amatxu y en la gente que confía en él. «Ella -su ama– no quería que peleara, pero yo quiero demostrarle que lo hago por algo, que esto me gusta y que valgo para pelear», aclara el luchador.
Posee un físico imponente y lo sabe, le sobra energía y lo sabe, pero le falta disciplina, y también se ha percatado de eso: «Pego fuerte con las piernas, me gusta pegar con las piernas y también con las rodillas, pero a veces pierdo la cabeza… Estoy un poco loco», precisa entre carcajadas.
Aritz López de Lacalle, luchador de K1, Bilbao.
«Este deporte me ayuda a estar equilibrado; el kick me ha enseñado a ser humilde, disciplinado y respetuoso. Todos se merecen ese respeto y yo agradezco a los que entrenan conmigo el haberlo hecho. Lo hago de corazón, no es una pose, porque siempre aprendo algo nuevo con ellos».
Debut profesional en K1
Para el futuro no se plantea retos especiales. Aunque en el horizonte próximo se divisa una pelea que quedará señalada en su calendario. «Vivo el día a día con intensidad, venga lo que venga. Seguiré trabajando (es jardinero en el Ayuntamiento de Bilbao), trataré de ser feliz y de ayudar a mi gente. Aunque estoy en la categoría profesional, el kick es un pasatiempo para mí, una diversión, y si algún día no puedo dar más patadas pues… (se lo piensa un buen rato) me paso a otra disciplina y ya».
Pero ese día tardará en llegar. De momento, tiene una cita el día 20 de septiembre en Oviedo: su debut profesional en K1. Ante un gran luchador: Jairo Díaz. «Estoy preparado, siempre estoy preparado», apostilla.
Aritz López de Lacalle, luchador de K1, Bilbao.
Envía http%3A%2F%2Feuskobox.com%2Fharitz-lopez-de-lacalle-ante-su-debut-profesional-en-k1-el-proximo-20-septiembre-estoy-preparado-siempre-estoy-preparado%2F por email
13 comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *