euskobox en facebook euskobox en ïnstagram euskobox en youtube euskobox en twitter euskobox en google plus

Abraham Domínguez, fotógrafo: “El boxeo gana fuerza expresiva con el blanco y negro”

El fotógrafo de boxeo Abraham Domínguez

Este pamplonés de 29 años es uno de los habituales junto a los rings del norte de España. Su ojo abierto al lado de la lente de una Nikon 7100 persigue y capta la esencia del boxeo y otros deportes de contacto. En 2014 ganó el Premio Nacional de Fotografía Deportiva con el retrato de un boxeador entre dos asaltos. En los últimos 3 años ha asistido a unas 50 veladas. Ha montado una exposición con 40 de sus mejores instantaneas. Y ahora tiene un nuevo proyecto

La mayoría de los fotógrafos cierra el ojo que no aplica al visor de su cámara. Abraham Domínguez siempre lo mantiene abierto. “Me proporciona una perspectiva más completa, me hago mejor idea de las luces… Pero, en fin, mis amigos suelen decir que siempre miro por la cámara”.

Abraham es un enamorado de la fotografía, a la que ha convertido en su profesión. ““En mi casa siempre había una cámara de fotos o de vídeo. Realmente, mi hermano el mayor fue el culpable de todo esto: él compró la primera cámara réflex, una Nikon D-80. Entonces yo desconocía el sistema manual…pero pronto empecé a investigar”.

El fotógrafo de boxeo Abraham, Domínguez en plena faena

Anteriormente hacía fotos con cámaras compactas, la primera fue una Canon IXUS V-2. Luego se formó como Técnico Superior en Fotografía Artística por la Escuela de Arte de Pamplona. Habitualmente trabaja “con una Nikon 7100, que es una cámara APSC, no es full-frame. Para fotografía deportiva, que es lo que más hago, viene muy bien” Dice que siempre ha “estado haciendo fotos” y que “si tuviera dinero para comprar más objetivos sería estupendo”.

Vendió su primer trabajo en 2009. Era una foto de skate en Pamplona, ciudad en la que nació en noviembre de 1987, y el comprador fue un particular “Mi primer reportaje lo fotografié para la revista “Conocer Navarra” en 2008. Era sobre estatuas de Pamplona. Recuerdo que llevaba el material a la redacción y la jefa me decía: date otra vuelta”, confiesa sonriendo.

Los deportes y el boxeo

A la hora de decantarse por una materia a la que enfocar su cámara pensó “en algo en lo que pudiera sentirme a gusto. Opté por la fotografía deportiva, pero no por la fotografía de cualquier tipo de deporte. Bajo mi punto de vista hay deportes que no son tan publicitados como el fútbol y que tienen un enorme potencial visual, poético, épico. Por eso me gusta mostrar el rugby, el skate o el boxeo”. Su bautizo al borde un ring “fue en en Polideportivo Anaitasuna en 2014. Peleaban César Núñez, Andoni Iglesias y había combates de boxeo amateur. Fue un espectáculo increíble. Y me salieron buenos fotos. Me había preparado estudiando el trabajo de fotógrafos que se dedicaban al boxeo”.

Mientras toma su café asegura que “la gente tiene un concepto equivocado del pugilismo. Si buscas imágenes de boxeo en Google, encuentras sangre y caras marcadas. Intuía que el boxeo era mucho más que eso. Y la experiencia me ha demostrado que sí. El boxeo me ha aportado experiencias que me han sorprendido gratamente y que he podido aplicar en mi día a día: compañerismo, deportividad. Lo mismo me ha sucedido con el rugby”.

El fotógrafo de boxeo Abraham Domínguez en una velada celebrada en Bilbao

Desde 2014 ha acudido a unas 50 veladas. Insiste en agradecer a promotores, entrenadores y peleadores las facilidades que le han proporcionado para usar su cámara. Evolucionó con la experiencia. “Al principio me colocaba en una esquina del ring y me quedaba todo el rato. Así que las fotos salían muy parecidas unas a otras. Después, empecé a pensar en cómo mostrar todo lo que es el boxeo: los momentos del vestuario, la relación entre el entrenador y el púgil, las reacciones de los familiares… Mucho de lo que el público no ve en el ring pero que está ahí.

Pemio y Exposición

Hace dos años ganó el premio nacional de Fotografía Deportiva, que promueve el Ayuntamiento de Valladolid. “Me presenté con una foto de boxeo. Y esa es quizá la mayor de mis satisfacciones por el premio, que era una foto de boxeo. El boxeador Carlos Caicedo en La Casilla, en una velada organizada por EuskoBox, sentado en su rincón, con gotas de agua y sudor cayéndole por la cara. Recuerdo que había hecho muchas parecidas hasta llegar a captar esa en concreto. Tengo la misma con otros boxeadores. Pero no quedaban igual. Ayudó mucho el físico del boxeador, su gesto, el instante”.

Ahora mismo tiene una expo con 25 fotos de 20 x30 cm y 15 más de 50×75 cm con una selección de su trabajo desde 2014 hasta mediados de 2016. Todo boxeo y deportes de contacto, la inmensa mayoría en blanco y negro. “El blanco y negro para mi es la esencia de la fotografía. El boxeo gana fuerza expresiva, el contraste es mayor. La gente que me conoce dice que veo en blanco y negro”.

Las excelentes fotos de Abraham Domínguez pueden verse estos días en el Gimnasio Kanku-Eguzkiza de su ciudad natal. Pero quiere que ese buen trabajo vaya a más lugares “Y me gustaría seguir fotografiando boxeo, aunque no de manera tan habitual. Es complicado vender las fotos de boxeo. Y a mi me cuesta, tiempo, material, viajes. Vivo de esto. Tengo un proyecto: quiero hacer fotos de estudio de deportistas, incluyendo boxeadores y luchadores”.

Un proyecto interesante sin duda, que el boxeo y los deportes de contacto necesitan.

Envía https%3A%2F%2Feuskobox.com%2Fabraham-dominguez-ocon-fotografo-boxeo-gana-fuerza-expresiva-blanco-negro%2F por email

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *